Zona Kiddies

¡Historias que contar!
Estos tips te ayudarán a iniciar la mejor historia de tu vida.

LLEGÓ EL FRÍO: CONSEJOS PARA CUIDAR A TU BEBÉ

Cuando llega la temporada de frío, las infecciones respiratorias son más frecuentes, ya que el aire es más seco y la contaminación aumenta en las ciudades, provocando que las vías respiratorias de los pequeños se irriten con facilidad,  facilitando el acceso a microorganismos patógenos.

El sistema inmunológico de los pequeños o recién nacidos es inmaduro, pero conforme pase el tiempo irá adquiriendo anticuerpos a través de la leche materna y otros medios. De ahí la importancia de tener ciertos cuidados durante esta época de bajas temperaturas.

 

Abriga a los pequeños

Los bebés no tienen la capacidad de conservar la temperatura en su cuerpo durante sus primeros meses. Por ello, es imporante mantenerlos abrigados y vestirlos con una prenda más de ropa.

Solo salidas necesarias

Si vas a salir con tu pequeño, valora si es necesario sacarlo. Y también evita los cambios bruscos de temperatura.

Calentadores, con moderación

En casa, no abuses de calentadores, pues estos resecan el ambiente, provocando que las vías respiratorias del bebé se resequen e irriten.

Evita reuniones masivas

Procura no tener contacto con multitudes o gente enferma, ya que una infección pequeña en un adulto puede resultar en una enfermedad más grave en un recién nacido.

Vacunación, importante

Aplícale a tu bebé sus vacunas, de acuerdo a su esquema de vacunación. Así mismo, quienes estén en contacto con él deberán vacunarse contra la influenza.

 

| DATO: Es común que un niño sano tenga más resfriados o infecciones de las vías respiratorias que cualquier otra enfermedad, y puede llegar hasta ocho o más episodios, generalmente menores, antes de su segundo cumpleaños. |

 

Las enfermedades de las vías respiratorias, sean virales o bacterianas, presentan síntomas muy parecidos: fiebre, dolor de garganta, inflamación de las vías respiratorias, moco verde, tos y malestar general. Recuerda, solo un médico puede evaluar, diagnosticar y recetar el medicamento idóneo para cada caso.