Zona Kiddies

¡Historias que contar!
Estos tips te ayudarán a iniciar la mejor historia de tu vida.

¿CUÁL ES LA FORMA CORRECTA DE BAÑAR A MI BEBÉ?

Cuando se acerca la hora de bañar a tu bebé, siempre será un momento especial y emocionante, pues es una buena oportunidad para generar un nuevo vínculo con él; no obstante, esta acción puede causar nerviosismo y generar muchas dudas y preguntas a los padres primerizos.


¿Cómo hay que bañarlo?, ¿cuándo se debe hacer?, ¿cada cuánto es lo correcto?, ¿qué es lo que necesito?, entre muchos cuestionamientos más.


| ¡No te preocupes más! sigue nuestros siguientes consejos para que tengas la mejor experiencia y vivas un momento único e inolvidable. |


En el caso de los bebés recién nacidos, se recomienda realizar el primer baño entre seis y 24 horas después del nacimiento. Posteriormente, y durante el primer año, lo correcto es hacerlo entre 2 y 3 veces a la semana, con eso es más que suficiente.


¿Qué necesitas?

  • Una bañera o una tina de plástico pequeña, con una mesa para que te quede a una altura cómoda.
  • Una esponja, toalla de manos y un trapito que puedas mojar.
  • Un cepillo suave.
  • Una jicarita.
  • Toalla de bebé con gorrito.
  • El shampoo y jabón para bebé de tu preferencia.
  • Crema para bebé (opcional).
  • Si hace frío, un calentador.
  • Su ropita lista para abrigarlo.


¿Cómo se realiza?

  • Tu bebé necesita un baño 1 o 2 veces a la semana.
  • La temperatura ideal del cuarto es de 23 o 24 grados.
  • Fíjate que la temperatura del agua esté tibia, no caliente, usando tu codo, ya que tu bebé tiene la piel más sensible que tu mano.
  • Llena la tina con agua suficiente para que cubra a tu bebé y que no le dé frío.
  • Coloca todo lo que vayas a necesitar a la mano para no tener que mover a tu bebé. Si te hizo falta algo, nunca lo dejes solo en la tina.
  • Aunque nunca lo vas a soltar, puedes colocar una toalla de manos como base para que no se resbale la tina.
  • Sujétale un bracito mientras le apoyas la cabecita en tu antebrazo.
  • Lava su carita y ojos solo pasándole un trapito con agua sin jabón.
  • Ponle un poco de jabón al agua y talla su cabecita mientras la mojas y le haces un ligero masaje a su cuero cabelludo con el cepillo. Esta acción te ayudará a evitar la formación de costra láctea.
  • Por último, lava su cuerpo con la esponja y agua jabonosa.
  • Envuélvelo en su toallita y sécalo bien (poniendo atención en los pliegues).
  • Los bebés no necesitan crema a esta edad a menos que tengan piel reseca, pero puedes ponerle si lo prefieres.
  • Vístelo rápidamente para que no tenga frío.


Si tienes alguna dudas, consulta a tu pediatra.