Categorías
Zona de bebés Zona de Héroes

Alimentación complementaria: tips y consejos

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA: TIPS Y CONSEJOS

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna y que la lactancia se prolongue, cuando menos, hasta que tengan un año de edad.

No obstante, alrededor de los seis meses, y con la autorización del pediatra, los pequeños pueden comenzar a incorporar alimentos sólidos en su dieta. Este proceso, llamado ablactación, no significa suspender la lactancia, sino complementar la alimentación 

Inicia con…

Cereales especialmente formulados para su edad, mezclados con leche materna o fórmula. Posteriomente, introduce frutas o verduras molidas y coladas.

Verduras…

Inicia ofreciéndole a tu bebé una cucharadita o dos de chayote, zanahoria, betabel o calabacita cocidos perfectamente al vapor, molidos y colados.

Frutas…

Se sugiere comenzar con plátano, manzana cocida, pera, papaya y melón, todo perfectamente molido.

Para descartar alguna reacción…

Una vez que has descartado que tu hijo tenga alguna reacción o intolerancia a algún alimento, puedes comenzar a mezclar las verduras y más tarde introducir pollo o ternera en sus papillas. Finalmente, carne como res y jamón.

Estas carnes deben estar perfectamente cocidas y molidas finamente con verdura. Después de los nueve o 10 meses podrás dejar algunos pedazos pequeños y suaves en la papilla, que seguramente tu hijo disfrutará.

Consejos:

  • Este proceso, el de la alimentación complementaria, es muy paulatino, para que tu hijo se habitúe a los nuevos sabores. Además, debes estar en estrecha comunicación con el pediatra.
  • Si al iniciar la ablactación notas que tu bebé rechaza el alimento, puedes dejar pasar una semana para volver a intentarlo, probablemente todavía no está listo para deglutir alimentos más espesos o la experiencia no le ha resultado agradable.
  • Recuerda, no es necesario agregar sal ni condimentar los alimentos del bebé, ya que su paladar puede percibir y disfrutar los diferentes sabores.

*Ante cualquier duda, siempre consulta con el pediatra de tu pequeño. 

Categorías
Zona de bebés Zona de Héroes

Llegó el frío: consejos para cuidar a tu bebé

LLEGÓ EL FRÍO: CONSEJOS PARA CUIDAR A TU BEBÉ

Cuando llega la temporada de frío, las infecciones respiratorias son más frecuentes, ya que el aire es más seco y la contaminación aumenta en las ciudades, provocando que las vías respiratorias de los pequeños se irriten con facilidad,  facilitando el acceso a microorganismos patógenos.

El sistema inmunológico de los pequeños o recién nacidos es inmaduro, pero conforme pase el tiempo irá adquiriendo anticuerpos a través de la leche materna y otros medios. De ahí la importancia de tener ciertos cuidados durante esta época de bajas temperaturas.

 

Abriga a los pequeños

Los bebés no tienen la capacidad de conservar la temperatura en su cuerpo durante sus primeros meses. Por ello, es imporante mantenerlos abrigados y vestirlos con una prenda más de ropa.

Solo salidas necesarias

Si vas a salir con tu pequeño, valora si es necesario sacarlo. Y también evita los cambios bruscos de temperatura.

Calentadores, con moderación

En casa, no abuses de calentadores, pues estos resecan el ambiente, provocando que las vías respiratorias del bebé se resequen e irriten.

Evita reuniones masivas

Procura no tener contacto con multitudes o gente enferma, ya que una infección pequeña en un adulto puede resultar en una enfermedad más grave en un recién nacido.

Vacunación, importante

Aplícale a tu bebé sus vacunas, de acuerdo a su esquema de vacunación. Así mismo, quienes estén en contacto con él deberán vacunarse contra la influenza.

 

| DATO: Es común que un niño sano tenga más resfriados o infecciones de las vías respiratorias que cualquier otra enfermedad, y puede llegar hasta ocho o más episodios, generalmente menores, antes de su segundo cumpleaños. |

 

Las enfermedades de las vías respiratorias, sean virales o bacterianas, presentan síntomas muy parecidos: fiebre, dolor de garganta, inflamación de las vías respiratorias, moco verde, tos y malestar general. Recuerda, solo un médico puede evaluar, diagnosticar y recetar el medicamento idóneo para cada caso.

Categorías
Zona de Héroes

Tips: arbolito de navidad seguro para bebés

TIPS: ARBOLITO DE NAVIDAD SEGURO PARA BEBÉS

Llega una de nuestras temporadas favoritas del año: la navidad. Y sabemos que quieres decorar tu hogar lo mejor posible para que tu pequeño disfrute tanto como tú esta temporada de regalos, sonrisas y abrazos.

No obstante, toma en cuenta estas recomendaciones al momento de adornar tu hogar, principalmente tu árbol de navidad, para evitar cualquier percance, pues queremos que nada empañe esta fecha.

 

Utiliza esferas irrompibles

Las esferas de vidrio son muy llamativas para los bebés, pero también suelen romperse fácilmente; mejor opta por esferas de plástico, mimbre o tela.

 

No adornos pequeños

Evita adornos pequeños o esferas con piezas que tu bebé pudiera arrancar y llevar a su boca, para descartar el riesgo de atragantamiento.

 

Mantén tu arbolito estable

Asegúrate que tu arbolito sea estable, que no se caiga fácilmente. De preferencia, colócale una cerca alrededor o ponlo en un espacio que no sea muy frecuentado por tu bebé

 

Series o luces, en la parte alta

Si quieres colocar series, hazlo en la parte de arriba del árbol. Algunos focos pueden desatornillarse fácilmente y jalar el cable será una gran tentación para tu pequeño.

 

Fuera empaques

Desecha rápidamente bolsas y empaques de plástico grandes. También son tentación para los pequeños, pues podrían utilizarlas para jugar.

 

Ahora sí, ¡feliz Navidad!

 

¿Buscas más información acerca de medidas de seguridad para pequeños en casa? Te invitamos a leer esta publicación: Evita accidentes en casa: tips y recomendaciones. 

Categorías
Zona de Héroes

¿Qué debe contener un botiquín de primeros auxilios para pequeños?

¿QUÉ DEBE CONTENER UN BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS PARA PEQUEÑOS? 

Como comentamos en nuestra nota Evita accidentes en casa: tips y recomendaciones, en el hogar suelen ocurrir la mayor parte de los accidentes, pues es en donde los pequeños pasan más tiempo.

Además de tomar las medidas de seguridad que les compartimos, también es recomendable tener un botiquín de primeros auxilios para enfrentar cualquier percance.  

Existe la posibilidad de adquirir un botiquín de primeros auxilios ya equipado, no obstante, también se puede preparar uno propio. Aquí te compartimos los básicos para que consigas lo necesario. 

Consideraciones

  • El botiquín debe estar a la mano, en un lugar accesible, pero lejos del alcance de los pequeños.
  • De preferencia, en una caja hermética, fácil de transportar. 
  • Revisar periódicamente la caducidad de los productos.
  • Reabastece el botiquín después de utilizarlo. 
  • El botiquín no debe contener medicamentos de uso habitual, solo material pensado en primeros auxilios. 

Debes incluir:

 

Para autoprotección

  • Mascarilla de protección facial o de RCP: en caso de que sea necesario realizar respiración artificial.
  • Guantes de látex o vinilo: se utilizan siempre que se vaya a realizar una curación, pues protegen del contacto directo con la sangre, fluidos y secreciones.
  • Toallitas de alcohol: útiles para desinfectar nuestras propias manos, previo a realizar una curación. No deben utilizarse directamente sobre las heridas.

 

Material de hemostasia

  • Vendas hemostáticas: para el control de hemorragias. Existen de diferentes tamaños.

 

Material para protección de heridas, quemaduras y traumatismo

  • Suero fisiológico: para limpiar heridas.
  • Antiséptico: para prevenir la infección en las heridas.
  • Gasas: para cubrir heridas y quemaduras.
  • Esparadrapo: también conocido como cinta médica o adhesiva.
  • Curitas
  • Tijeras de punta redonda.
  • Pinzas sin dientes.
  • Vendas
  • Pañuelos triangulares: para improvisar un cabestrillo.

 

Otras recomendaciones…

Ten siempre a la mano el número telefónico del pediatra de tu pequeño, así como el de emergencias. 

La Cruz Roja sugiere no incluir medicamentos en el botiquín de primeros auxilios; en cambio, se puede crear un dispensario con medicamentos. 

Recuerda siempre consultar con el pediatra de tu pequeño en caso de tener alguna duda o consulta más específica, o ante alguna lesión. 

Categorías
Zona de Héroes

Evita accidentes en casa: tips y recomendaciones

EVITA ACCIDENTES EN CASA: TIPS Y RECOMENDACIONES

Conforme nuestros pequeños crecen, se vuelven más curiosos, inquietos y activos; gatean, comienzan a caminar, trepar, se apoyan de muebles y jalan objetos, es decir, su autonomía los lleva a la exploración e investigación. Si bien es un momento emocionante y de desarrollo, también es una etapa de extremo cuidado, para prevenir accidentes.  

Y como en el hogar es en donde pasan la mayor parte del tiempo los pequeños, y más en esta época de contigencia, siempre es recomendable tomar medidas de seguridad en casa, para evitar percances y malos momentos.   

Entre los accidentes domésticos más recuerrentes se encuentran: quemaduras, caídas, asfixias, cortes, intoxicación por ingesta de medicamentos o productos y descargas eléctricas.

Pero no te alarmes, es mejor informarse, enseñarle a los pequeños los cuidados y seguir algunas recomendaciones. Te compartimos más información:  

Para evitar caídas

  • No descuides a tu bebé mientras esté en una superficie elevada: mesa, cama, sillón o cualquier otro.
  • Revisa que tu piso no sea resbaloso y quita obstáculos.
  • Puedes utilizar alfombras.
  • En el baño, una opción son los antideslizantes.
  • En escaleras, coloca barandal o pasamanos.
  • Revisa seguros de puertas o balcones; lo mismo en ventanas, donde puedes instalar rejas o barrotes.
  • Checa estantes y libreros, que no sean endebles. 
  • Enséñale a tu pequeño a no subirse a los muebles.

Cuidado con las quemaduras

  • Mantén alejados a los niños de la cocina
  • Al cocinar, utiliza tapas para las ollas y sartenes.
  • Los mangos de ollas y sartenes no deben sobresalir de la estufa o algún otro mueble
  • Aleja a tus pequeños de la zona de planchar
  • Cuida que los pequeños no jueguen con cerillos o encendedores.
  • Si tienes chimenea, usa una pantalla protectora y fíjala bien.
  • Revisa extintores y alarmas antihumo
  • No cojas a tu bebé con una bebida caliente en mano.
  • Asegúrate de bañar a tu pequeño con el agua a temperatura correcta.

Revisa enchufes para evitar descargas

  • Las tomas de corriente que no uses regularmente, tápalas con enchufes especiales.
  • Pon atención a los aparatos eléctricos encendidos.
  • No dejes extensiones conectadas.
  • Enséñale a tu pequeño a no tocar los enchufes, descalzo o con las manos mojadas.

Ahogamiento, asfixia y estrangulamiento

  • Durante los primeros tres años, los niños acostumbran meterse objetos a la boca, oídos y nariz, por lo que siempre debes vigilarlos.
  • Nunca dejes a los pequeños cerca del agua: cubetas, regaderas o tinas.
  • Busca juguetes que no contengan piezas pequeñas.
  • Asegúrate que los cordones de las cortinas o persianas queden fuera de su alcance.
  • Si cuentas con mascota, no los dejes en la misma habitación, mientras el pequeño duerme.

Ten cuidado de las intoxicaciones

  • No dejes al alcance de los pequeños productos de limpieza, jardinería, insecticidas y medicamentos.
  • No guardes en el mismo lugar distintos tipos de productos, alimenticios y tóxicos.
  • No permanezcas en habitaciones recién pintadas o tratadas con insecticidas.
  • No utilices estufas o braseros en cuartos pequeños o dormitorios.
  • Cierra la llave de paso por las noches, tras utilizar el gas.

| Y recuerda, siempre debes tener un maletín de primeros auxilios, el teléfono del médico de tu pequeño a la mano, o algún otro que atienda emergencias, así como aprender RCP y la maniobra de Heimlich. |

 

Categorías
Zona de Héroes

Cómo hacer eructar a un bebé

CÓMO HACER ERUCTAR A UN BEBÉ: TIPS Y CONSEJOS

Seguramente muchos papás se han preguntado, ¿por qué un bebé debe sacar el aire después de comer? Una pregunta que es muy frecuente, pero que tiene una respuesta sencilla: los eructos ayudan a los pequeños a expulsar el aire que suelen tragar mientras se alimentan.


Ocurre que muchos bebés se ponen inquietos y presentan gases, molestias e incluso dolor si no sacan el aire, en ello radica la importancia de ayudarlos a eructar. Incluso algunos especialistas relacionan esto con el cólico del lactante.


Muchos padres, al ser primerizos, no tienen la experiencia y se angustian ante esta situación. Pero no hay de qué preocuparse, pues a continuación seguiremos profundizando en el tema y les daremos algunos tips y consejos.


| Eliminar el aire del estómago ayuda a los bebés a sentirse cómodos, tranquilos, además de que abre espacio en su pancita para continuar alimentándose. La acción de eructar también apoya a los pequeños que tienen reflujo gastroesofágico o regurgitan con frecuencia. |


Posiciones recomendadas:

  • Recarga al bebé sobre tu pecho y que su barbilla se apoye en tu hombro. Posteriormente, dale un suave masajito o palmaditas en la espalda para que expulse el aire.
  • Sienta al pequeño sobre tus piernas, inclínalo hacia adelante, sostén su pecho y cabeza con una mano e igualmente dale suaves palmadas en la espalda.
  • Recuesta al bebé bocabajo sobre tus piernas, con la cabeza ligeramente más elevada que el cuerpo. Y de la misma forma que en las posiciones anteriores, dale palmaditas en la espalda.


Algunos tips

  • Si se amamanta, se recomienda hacer eructar al bebé al cambiar de pecho o al final.
  • Si se alimenta con biberón, se sugiere ayudarlo a sacar el aire después de cada dos onzas de leche.
  • Si padece reflujo, hacerlo cada onza.
  • Busca biberones diseñados para evitar que entre el aire.


¿Cómo saber si le saqué todo el aire?

Mantente atento por si el peque se muestra incómodo durante o tras alimentarse, pues esa es una señal para ayudarlo a sacar el aire.


Ante cualquier duda, acude con tu pediatra.

Categorías
Zona de Héroes

Los berrinches

LOS BERRINCHES

Alrededor de los 2 años de edad, aparecen los primeros berrinches en los niños. Antes de esta etapa los bebés son dulces, dóciles y aceptan cualquier propuesta de los padres con agrado; sin embargo, de un momento al otro comienzan a volverse muy voluntariosos, nada les parece bien, se tiran al piso, gritan y lloran.


Es muy importante que distingas un berrinche del llanto real por incomodidad o dolor.


| Debes saber que los berrinches son parte de su desarrollo y que son normales, ya que a edades tempranas los bebés y los niños pequeños no saben regular sus emociones y tienen poco autocontrol, lo que se manifiesta en situaciones que les producen frustración, enojo, miedo, angustia y en ocasiones son una respuesta a su deseo de ser más independientes. |


¿Cómo prevenir los berrinches?

Una vida estructurada: la constancia y la rutina son dos elementos que le otorgan al niño un sentimiento de seguridad, ya que sabe qué esperar. Esto incluye horarios para dormir, alimentación y baño, estableciendo límites razonables y adecuados a su edad, así como siempre cumplir las consecuencias.


Anticipar las actividades fuera de casa: cada vez que salgas de casa, asegúrate de que el niño no tenga hambre, sed o esté cansado. Siempre es buena idea llevar una bebida saludable, un refrigerio y un juguetito para que se pueda entretener.


Apoyar el desarrollo del lenguaje: el uso de palabras le ayudará a expresar emociones, sensaciones o sentimientos y, al ser comprendido, se minimiza la posibilidad de que se sienta frustrado, poco escuchado o incomprendido.


Permitir que tome algunas decisiones: que sus preferencias en ropa, alimentos saludables o juegos sean tomados en cuenta. Esto le hará sentir escuchado y que sus deseos son considerados. Evita decir “no” a todo.


¿Cómo manejar un berrinche?

La mejor manera de actuar ante un berrinche, es mantener la calma e ignorar el comportamiento; en casa puedes retirarte de la habitación de modo que vea que su conducta no te afecta. Si no entras en el juego del berrinche, el niño se dará cuenta de que no funciona e intentará llamar tu atención de otra forma.


Otro consejo es tratar de distraer al niño con un juguete, un libro o una actividad.


Una vez pasado el berrinche, es buena idea sentarlo a que piense acerca de su actitud, durante un minuto por cada año de edad, y dejarlo a que se aburra. Si se quiere ir, llévalo de regreso las veces que sean necesarias hasta que se cumpla el tiempo.


Si el niño golpea o patea cosas, animales o personas es necesario sostenerlo hasta que se calme y después hablar con él, estableciendo un límite claro y una consecuencia a esta conducta destructiva.


En la medida en que el niño adquiera mayor autocontrol, los berrinches irán disminuyendo en intensidad y frecuencia. Por lo general, deben desaparecer alrededor de los 5 o 6 años de edad.


Si tienes dudas, consulta a tu pediatra.