Categorías
Zona de Héroes

Evita accidentes en casa: tips y recomendaciones

EVITA ACCIDENTES EN CASA: TIPS Y RECOMENDACIONES

Conforme nuestros pequeños crecen, se vuelven más curiosos, inquietos y activos; gatean, comienzan a caminar, trepar, se apoyan de muebles y jalan objetos, es decir, su autonomía los lleva a la exploración e investigación. Si bien es un momento emocionante y de desarrollo, también es una etapa de extremo cuidado, para prevenir accidentes.  

Y como en el hogar es en donde pasan la mayor parte del tiempo los pequeños, y más en esta época de contigencia, siempre es recomendable tomar medidas de seguridad en casa, para evitar percances y malos momentos.   

Entre los accidentes domésticos más recuerrentes se encuentran: quemaduras, caídas, asfixias, cortes, intoxicación por ingesta de medicamentos o productos y descargas eléctricas.

Pero no te alarmes, es mejor informarse, enseñarle a los pequeños los cuidados y seguir algunas recomendaciones. Te compartimos más información:  

Para evitar caídas

  • No descuides a tu bebé mientras esté en una superficie elevada: mesa, cama, sillón o cualquier otro.
  • Revisa que tu piso no sea resbaloso y quita obstáculos.
  • Puedes utilizar alfombras.
  • En el baño, una opción son los antideslizantes.
  • En escaleras, coloca barandal o pasamanos.
  • Revisa seguros de puertas o balcones; lo mismo en ventanas, donde puedes instalar rejas o barrotes.
  • Checa estantes y libreros, que no sean endebles. 
  • Enséñale a tu pequeño a no subirse a los muebles.

Cuidado con las quemaduras

  • Mantén alejados a los niños de la cocina
  • Al cocinar, utiliza tapas para las ollas y sartenes.
  • Los mangos de ollas y sartenes no deben sobresalir de la estufa o algún otro mueble
  • Aleja a tus pequeños de la zona de planchar
  • Cuida que los pequeños no jueguen con cerillos o encendedores.
  • Si tienes chimenea, usa una pantalla protectora y fíjala bien.
  • Revisa extintores y alarmas antihumo
  • No cojas a tu bebé con una bebida caliente en mano.
  • Asegúrate de bañar a tu pequeño con el agua a temperatura correcta.

Revisa enchufes para evitar descargas

  • Las tomas de corriente que no uses regularmente, tápalas con enchufes especiales.
  • Pon atención a los aparatos eléctricos encendidos.
  • No dejes extensiones conectadas.
  • Enséñale a tu pequeño a no tocar los enchufes, descalzo o con las manos mojadas.

Ahogamiento, asfixia y estrangulamiento

  • Durante los primeros tres años, los niños acostumbran meterse objetos a la boca, oídos y nariz, por lo que siempre debes vigilarlos.
  • Nunca dejes a los pequeños cerca del agua: cubetas, regaderas o tinas.
  • Busca juguetes que no contengan piezas pequeñas.
  • Asegúrate que los cordones de las cortinas o persianas queden fuera de su alcance.
  • Si cuentas con mascota, no los dejes en la misma habitación, mientras el pequeño duerme.

Ten cuidado de las intoxicaciones

  • No dejes al alcance de los pequeños productos de limpieza, jardinería, insecticidas y medicamentos.
  • No guardes en el mismo lugar distintos tipos de productos, alimenticios y tóxicos.
  • No permanezcas en habitaciones recién pintadas o tratadas con insecticidas.
  • No utilices estufas o braseros en cuartos pequeños o dormitorios.
  • Cierra la llave de paso por las noches, tras utilizar el gas.

| Y recuerda, siempre debes tener un maletín de primeros auxilios, el teléfono del médico de tu pequeño a la mano, o algún otro que atienda emergencias, así como aprender RCP y la maniobra de Heimlich. |

 

Categorías
Zona de Héroes

Cómo hacer eructar a un bebé

CÓMO HACER ERUCTAR A UN BEBÉ: TIPS Y CONSEJOS

Seguramente muchos papás se han preguntado, ¿por qué un bebé debe sacar el aire después de comer? Una pregunta que es muy frecuente, pero que tiene una respuesta sencilla: los eructos ayudan a los pequeños a expulsar el aire que suelen tragar mientras se alimentan.


Ocurre que muchos bebés se ponen inquietos y presentan gases, molestias e incluso dolor si no sacan el aire, en ello radica la importancia de ayudarlos a eructar. Incluso algunos especialistas relacionan esto con el cólico del lactante.


Muchos padres, al ser primerizos, no tienen la experiencia y se angustian ante esta situación. Pero no hay de qué preocuparse, pues a continuación seguiremos profundizando en el tema y les daremos algunos tips y consejos.


| Eliminar el aire del estómago ayuda a los bebés a sentirse cómodos, tranquilos, además de que abre espacio en su pancita para continuar alimentándose. La acción de eructar también apoya a los pequeños que tienen reflujo gastroesofágico o regurgitan con frecuencia. |


Posiciones recomendadas:

  • Recarga al bebé sobre tu pecho y que su barbilla se apoye en tu hombro. Posteriormente, dale un suave masajito o palmaditas en la espalda para que expulse el aire.
  • Sienta al pequeño sobre tus piernas, inclínalo hacia adelante, sostén su pecho y cabeza con una mano e igualmente dale suaves palmadas en la espalda.
  • Recuesta al bebé bocabajo sobre tus piernas, con la cabeza ligeramente más elevada que el cuerpo. Y de la misma forma que en las posiciones anteriores, dale palmaditas en la espalda.


Algunos tips

  • Si se amamanta, se recomienda hacer eructar al bebé al cambiar de pecho o al final.
  • Si se alimenta con biberón, se sugiere ayudarlo a sacar el aire después de cada dos onzas de leche.
  • Si padece reflujo, hacerlo cada onza.
  • Busca biberones diseñados para evitar que entre el aire.


¿Cómo saber si le saqué todo el aire?

Mantente atento por si el peque se muestra incómodo durante o tras alimentarse, pues esa es una señal para ayudarlo a sacar el aire.


Ante cualquier duda, acude con tu pediatra.

Categorías
Zona de Héroes

¿Cuál es la forma correcta de bañar a mi bebé?

¿CUÁL ES LA FORMA CORRECTA DE BAÑAR A MI BEBÉ?

Cuando se acerca la hora de bañar a tu bebé, siempre será un momento especial y emocionante, pues es una buena oportunidad para generar un nuevo vínculo con él; no obstante, esta acción puede causar nerviosismo y generar muchas dudas y preguntas a los padres primerizos.


¿Cómo hay que bañarlo?, ¿cuándo se debe hacer?, ¿cada cuánto es lo correcto?, ¿qué es lo que necesito?, entre muchos cuestionamientos más.


| ¡No te preocupes más! sigue nuestros siguientes consejos para que tengas la mejor experiencia y vivas un momento único e inolvidable. |


En el caso de los bebés recién nacidos, se recomienda realizar el primer baño entre seis y 24 horas después del nacimiento. Posteriormente, y durante el primer año, lo correcto es hacerlo entre 2 y 3 veces a la semana, con eso es más que suficiente.


¿Qué necesitas?

  • Una bañera o una tina de plástico pequeña, con una mesa para que te quede a una altura cómoda.
  • Una esponja, toalla de manos y un trapito que puedas mojar.
  • Un cepillo suave.
  • Una jicarita.
  • Toalla de bebé con gorrito.
  • El shampoo y jabón para bebé de tu preferencia.
  • Crema para bebé (opcional).
  • Si hace frío, un calentador.
  • Su ropita lista para abrigarlo.


¿Cómo se realiza?

  • Tu bebé necesita un baño 1 o 2 veces a la semana.
  • La temperatura ideal del cuarto es de 23 o 24 grados.
  • Fíjate que la temperatura del agua esté tibia, no caliente, usando tu codo, ya que tu bebé tiene la piel más sensible que tu mano.
  • Llena la tina con agua suficiente para que cubra a tu bebé y que no le dé frío.
  • Coloca todo lo que vayas a necesitar a la mano para no tener que mover a tu bebé. Si te hizo falta algo, nunca lo dejes solo en la tina.
  • Aunque nunca lo vas a soltar, puedes colocar una toalla de manos como base para que no se resbale la tina.
  • Sujétale un bracito mientras le apoyas la cabecita en tu antebrazo.
  • Lava su carita y ojos solo pasándole un trapito con agua sin jabón.
  • Ponle un poco de jabón al agua y talla su cabecita mientras la mojas y le haces un ligero masaje a su cuero cabelludo con el cepillo. Esta acción te ayudará a evitar la formación de costra láctea.
  • Por último, lava su cuerpo con la esponja y agua jabonosa.
  • Envuélvelo en su toallita y sécalo bien (poniendo atención en los pliegues).
  • Los bebés no necesitan crema a esta edad a menos que tengan piel reseca, pero puedes ponerle si lo prefieres.
  • Vístelo rápidamente para que no tenga frío.


Si tienes alguna dudas, consulta a tu pediatra.

Categorías
Zona de Héroes

Los berrinches

LOS BERRINCHES

Alrededor de los 2 años de edad, aparecen los primeros berrinches en los niños. Antes de esta etapa los bebés son dulces, dóciles y aceptan cualquier propuesta de los padres con agrado; sin embargo, de un momento al otro comienzan a volverse muy voluntariosos, nada les parece bien, se tiran al piso, gritan y lloran.


Es muy importante que distingas un berrinche del llanto real por incomodidad o dolor.


| Debes saber que los berrinches son parte de su desarrollo y que son normales, ya que a edades tempranas los bebés y los niños pequeños no saben regular sus emociones y tienen poco autocontrol, lo que se manifiesta en situaciones que les producen frustración, enojo, miedo, angustia y en ocasiones son una respuesta a su deseo de ser más independientes. |


¿Cómo prevenir los berrinches?

Una vida estructurada: la constancia y la rutina son dos elementos que le otorgan al niño un sentimiento de seguridad, ya que sabe qué esperar. Esto incluye horarios para dormir, alimentación y baño, estableciendo límites razonables y adecuados a su edad, así como siempre cumplir las consecuencias.


Anticipar las actividades fuera de casa: cada vez que salgas de casa, asegúrate de que el niño no tenga hambre, sed o esté cansado. Siempre es buena idea llevar una bebida saludable, un refrigerio y un juguetito para que se pueda entretener.


Apoyar el desarrollo del lenguaje: el uso de palabras le ayudará a expresar emociones, sensaciones o sentimientos y, al ser comprendido, se minimiza la posibilidad de que se sienta frustrado, poco escuchado o incomprendido.


Permitir que tome algunas decisiones: que sus preferencias en ropa, alimentos saludables o juegos sean tomados en cuenta. Esto le hará sentir escuchado y que sus deseos son considerados. Evita decir “no” a todo.


¿Cómo manejar un berrinche?

La mejor manera de actuar ante un berrinche, es mantener la calma e ignorar el comportamiento; en casa puedes retirarte de la habitación de modo que vea que su conducta no te afecta. Si no entras en el juego del berrinche, el niño se dará cuenta de que no funciona e intentará llamar tu atención de otra forma.


Otro consejo es tratar de distraer al niño con un juguete, un libro o una actividad.


Una vez pasado el berrinche, es buena idea sentarlo a que piense acerca de su actitud, durante un minuto por cada año de edad, y dejarlo a que se aburra. Si se quiere ir, llévalo de regreso las veces que sean necesarias hasta que se cumpla el tiempo.


Si el niño golpea o patea cosas, animales o personas es necesario sostenerlo hasta que se calme y después hablar con él, estableciendo un límite claro y una consecuencia a esta conducta destructiva.


En la medida en que el niño adquiera mayor autocontrol, los berrinches irán disminuyendo en intensidad y frecuencia. Por lo general, deben desaparecer alrededor de los 5 o 6 años de edad.


Si tienes dudas, consulta a tu pediatra.